viernes, 14 de noviembre de 2014

Relajación


Me faltaba completar la triada Recapitulación-Meditación-Relajación y aquí está finalmente. Desde que desarrollé el guión definitivo he estado como un año y medio practicándola y sintiéndome muy satisfecho con el resultado. Llevaba mucho tiempo detrás de conseguir una técnica de relajación que fuera corta de hacer y a la vez efectiva. Hace ya unos meses que mis clientes y alumnos la están practicando y los resultados han pasado de satisfactorios a espectaculares. Se consiguen no solo estados de relajación sino también diferentes estados de trance altamente beneficiosos. Tengo que hacer sin embargo un par de AVISOS:

Si tienes una enfermedad cardiaca o mental, y también en general cualquier otro tipo de patología, debes consultar a tu médico antes de hacer esta técnica.

A través de esta relajación es fácil entrar en un estado en el que es cuerpo físico está completamente dormido y la mente está despierta. Sí, el cuerpo y la mente son dos entidades diferenciadas. Habitualmente cuando la mente se duerme el cuerpo físico lo hace también y viceversa. Pero con este ejercicio realmente queremos y facilitamos que el cuerpo se duerma mientras seguimos conscientes.  Algunas personas al acabar el ejercicio pueden tener dificultades en abrir los ojos y moverse por encontrarse todavía en un estado que psiquiátricamente se ha llamado “parálisis del sueño”. En realidad es un estado de conciencia que el investigador y viajero de la conciencia Robert Monroe llamó FOCO-10. Si esto ocurre no hay problema, has llegado a un estado muy profundo de conciencia y te está llevando un poco volver a funcionar en vigilia ordinaria; sigue intentando abrir los ojos y en seguida te podrás mover. Algunas personas están teniendo experiencias de conciencia en las que aparecen principalmente elementos de imaginería visual. Todo esto es normal y beneficioso. Si te ocurre puedes escribirme y responderé en la medida de mis posibilidades a tus experiencias.


Técnica:


1. Aunque es un paso obvio, antes de empezar es necesario crear un entorno cómodo y a ser posible silencioso, desconectados de los teléfonos y demás distracciones.

2. Los pasos de la relajación hay que hacerlos de forma rápida, sin pausas y lo más mecánicamente posible, exactamente tal como se describen. A no ser que se alargue a voluntad al finalizar la secuencia principal, su duración escasamente llega a los 3 minutos. Hay que tomar una actitud mental en la que se da por hecho, sin más planteamientos, que uno o una es capaz de realizar cada uno de los pasos perfectamente. Más allá de aprender y seguir el guión, el cuerpo y la mente de cualquier persona ya tienen los recursos necesarios para que el ejercicio funcione.

3. Lo primero es tumbarse, ya que a través de este procedimiento se induce una relajación muscular extrema y la posición más favorable para conseguirlo es ésta. Las manos deben estar a los lados del cuerpo, sin tocarlo y las piernas ligeramente separadas.

4. Se cierran los ojos.

5. Se termina de coger una postura cómoda.

6. Se toma la decisión de permanecer completa y absolutamente inmóvil durante el resto de la relajación. Esta parte es muy importante ya que este paso influye definitivamente en la profundidad del estado que se va a alcanzar.

7. Se lleva la atención a los ojos y se dice mentalmente “Párpados desconectados”.

8. Se lleva la atención a todo el cuerpo físico como si fuera un bloque compacto y se dice mentalmente: “Musculatura esquelética desconectada”. La musculatura esquelética es la que permite cambiar de posición, abrir, cerrar y mover los ojos así como cambiar la expresión facial y hablar. El resto de músculos seguirán funcionando normalmente y de forma autónoma, los respiratorios, el músculo cardiaco, la musculatura visceral, etcétera. Nuestro cuerpo ya sabe desconectar la musculatura esquelética ya que lo hace todas las noches en las fases de sueño profundo. Éste es un estado muy favorable ya que es en el que se descansa y se regeneran y limpian los tejidos del cuerpo.

9. Secuencia Principal:
    - Se lleva la conciencia a todo el cuerpo FÍSICO como una única unidad y se enfoca la atención en su solidez y peso, sintiéndolo  como si fuera un bloque de piedra. Mientras la atención se sigue enfocando en la sensación de peso se dice mentalmente “Mi cuerpo es pesado” 5 veces seguidas, sin pausas, como si fuera un mantra o letanía.
    - Se lleva la conciencia a la idea de que tenemos una DIMENSIÓN ENERGÉTICA o sutil y que ésta la podríamos imaginar como un huevo luminoso que va hasta un metro más allá del cuerpo físico en todas direcciones, arriba, abajo, izquierda, derecha, adelante y atrás.  Se enfoca la atención en la sensación liviana y expansiva de esta dimensión energética. Mientras la atención se sigue enfocando en la sensación de ligereza se dice mentalmente “Mi cuerpo es ligero” 5 veces seguidas, sin pausas, como si fuera un mantra o letanía.

10. Se repite la secuencia principal un total de 5 veces consecutivas.

11. Al acabar las 5 repeticiones de la secuencia principal la atención debe permanecer centrada en la sensación de ligereza. Se mantiene el foco en la sensación de ligereza desde unos pocos segundos hasta unos cuantos minutos.

12. Cuando se desee se toma la decisión de terminar el ejercicio.

13. Se lleva la atención a los ojos y se dice mentalmente: “Párpados conectados”.

14. Inmediatamente se lleva la atención el cuerpo físico y se dice mentalmente “Musculatura esquelética conectada”.

15. Enseguida se abren los ojos y se mueven suavemente los dedos de las manos y de los pies.

16. Finalmente nos incorporamos lentamente y nos ponemos de pie.


¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.



sábado, 8 de marzo de 2014

Los Errores de la Mente



La tarea de obtener toda la atención, el afecto y el apoyo de los padres y del resto del MUNDO EXTERNO (tal y como lo deseamos y anhelamos en nuestro MUNDO INTERNO) es irrealizable. Como consecuencia se desarrollan, ya en la infancia más temprana, los mecanismos de compensación y degradación emocional que en la Emoenergética son llamados indistintamente LOS ERRORES DE LA MENTE o LAS OSCURIDADES DEL ALMA. Estos errores y desviaciones alimentan y dan fuerza al yo egoico. Surgen desde el esquema de la DEPENDENCIA EMOCIONAL patológica. Se manifiestan primeramente en forma de REVERSOS PSICOLÓGICOS, DEFECTOS DEL EGO y MALIGNIZACIONES, y secundariamente como TRAUMAS y SENTIMIENTOS NEGATIVOS. Los errores de la mente van así incorporándose y formando parte de los SISTEMAS DE CREENCIAS, mezclados con los aprendizajes positivos, influyendo inevitablemente en la CONDUCTA, en los mecanismos de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y TOMA DE DECISIONES, y en la experiencia vital del individuo en relación a sí mismo y con el mundo. En la infancia intervienen en la formación de los procesos de identificación, que construyen la AUTOIMAGEN y la idea del YO. 

Estas oscuridades del alma se pueden activar e intensificar indistintamente desde el mundo interno o desde el mundo externo, a través de los pensamientos, palabras u obras. A menudo, una buena parte de estos programas y sentimientos son rechazados como intolerables por el individuo, guardándose entonces en el inconsciente, haciendo crecer la SOMBRA. Existen diferencias entre unas personas y otras en el nivel de actividad e intensidad particular de cada uno de los errores de la mente, así como en el grado de consciencia o inconsciencia de los mismos. Sin embargo, todos y cada uno de nosotros, al no haber transcendido la personalidad egoica, manifestamos alguna actividad en todos y cada uno de los errores descritos en los post correspondientes. La aceptación de la propia oscuridad es un paso fundamental en el camino del CONOCIMIENTO DE UNO MISMO y en la búsqueda de la verdadera luz, que apuesto es la conciencia de ser, principio y fin de todas las cosas y parte esencial del universo.

¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.

Las oscuridades del alma: Reversos Psicológicos.

**En la Emoenergética es necesario que el practicante se adentre en el conocimiento de las oscuridades del alma como parte de su proceso terapéutico y de autoconocimiento, así como base para su trabajo con la recapitulación.

Los reversos psicológicos son SISTEMAS DE CREENCIAS sobre uno mismo que llevan a que el objetivo de la existencia sea el FRACASO individual, en parte o en todos sus niveles. Se incorporan en la infancia, inducidos parcialmente por el padre, la madre y otras figuras de poder, siendo catalizados a través del mecanismo de DEPENDENCIA EMOCIONAL. Los reversos psicológicos pervierten la relación con uno mismo y la propia autoimagen. Son programas de AUTOSABOTAJE. Aunque afectan a las 6 emoenergías, todos los reversos alteran muy especialmente la relación con la ALEGRÍA (fluidez y ganancias). También pervierten el ciclo de complementariedad y circulación energética entre el núcleo doloroso y el núcleo gozoso. Potencian un autojuicio de tipo negativo, así como el desprecio hacia la propia individualidad. Los intentos infantiles de conseguir de papá y de mamá toda la ATENCIÓN, el AFECTO y el APOYO posibles, parten de la fantasía cimentada sobre la idea de llegar a ser algún día lo más importante del universo, primero para ellos y luego para todas las otras FIGURAS MASCULINAS y FEMENINAS con las que nos relacionemos, dios incluido. Este objetivo es no solo dañino sino irrealizable. Por ello surgen los reversos psicológicos, como una compensación a una necesidad distorsionada, que desemboca en el desequilibrio de las funciones psicoemocionales de AUTOIMAGEN, AUTOVALORACIÓN, AUTOACEPTACIÓN y AUTOESTIMA. Una buena parte de los reversos son reprimidos y pasan a formar parte de la SOMBRA, funcionando así desde el inconsciente a través de conductas automáticas.

La búsqueda del fracaso personal, alimentada por el funcionamiento de los reversos psicológicos, interfiere en la relación del individuo con el arquetipo de la ABUNDANCIA. El acceso a ella estará vehiculizado y limitado a través de las figuras de las que se depende. La abundancia es un patrón que permite manejar adecuadamente y disponer de los RECURSOS físicos, psíquicos y energéticos más que suficientes, necesarios para acceder al verdadero desarrollo, al verdadero éxito. Desde el punto de vista de la Emoenergética, el fracaso real en el ser humano es la ausencia de DESARROLLO VERTICAL y la pérdida de las funciones potenciales y de conciencia (alejamiento de la SIMETRÍA SAGRADA). La abundancia se manifiesta en nuestro mundo material a través de los arquetipos horizontales del dinero, del poder y del éxito. Se hace necesario que las propias IMÁGENES y sistemas de creencias sobre el dinero, el éxito y el poder sean puras y transparentes como el cristal, y que se acoplen con la sabiduría necesaria para su correcta utilización.

Los reversos psicológicos dañan al NÚCLEO EMOCIONAL en su propósito de hacerlo fracasar; son un intento perverso de conseguir la ATENCIÓN, el AFECTO, y el APOYO de las figuras paternas, maternas, masculinas y femeninas a cualquier precio. En las personalidades muy polarizadas hacia el tipo víctima-dominada, los reversos son muy fuertes y destructivos; así la persona se ve asaltada a menudo por sensaciones negativas en el mismo momento en el que empezaba a sentirse bien, o cuando está a punto de conseguir o si ya ha logrado algún éxito en la vida, encontrando algo de paz (perversa) tan solo cuando se siente acompañada por alguien que tenga una personalidad dominadora. En otras ocasiones los reversos simplemente alejan del desarrollo vertical a la persona, siendo ésta, aun así, capaz de operar a través de respuestas y estrategias eficientes en el ámbito del DESARROLLO HORIZONTAL (que incluye las competencias innatas más las adquiridas y convertidas en simetría experiencial). Esto es posible si se ha desarrollado una personalidad que se mantenga estable en el tipo dominadora; entonces se pueden cosechar importantes éxitos en el mundo social y económico, en una búsqueda igualmente compulsiva de atención, afecto y apoyo.

Aunque en algunos reversos psicológicos he utilizado la nomenclatura de "sentimiento de", esto es una licencia que me concedo para facilitar su comprensión y asimilación; es necesario entender que cuando se habla de reversos psicológicos se está haciendo más referencia al patrón o programa perverso (antipatrón de diseño) que a su efecto (sentimientos). Los reversos psicológicos son los precursores de los otros ERRORES DE LA MENTE primarios, que son las MALIGNIZACIONES y los DEFECTOS DEL EGO, y también de los SENTIMIENTOS NEGATIVOS. En el modelo de la Emoenergética se sostiene que todo sentimiento perverso (tanto si es de origen gozoso como si es de naturaleza dolorosa) tiene entidad más allá de su manifestación concreta en un momento dado. La energía emocional y sensorial involucrada en las vivencias incorrectamente asimiladas se queda atrapada en forma de ENERGÍA DE INTENSIDAD en el cuerpo sutil, absorbida por la conducta o programa cognitivo-emocional en juego, formándose así conglomerados patológicos que permanecen en el campo energético a lo largo de la vida de la persona, incluso si ya no sintiera conscientemente tales sentimientos. De cualquier forma, cada vez que se tengan experiencias similares, los conglomerados se vuelven a recargar y sus programas se intensifican; tiene el mismo efecto intensificador hacer uso de las conductas perversas, aunque sea de manera inconsciente. La razón por la que el campo energético y el núcleo emocional se van deteriorando a lo largo de la vida no es tanto por el envejecimiento o el desgaste, sino por la carga que suponen para el sistema las toxinas energético-emocionales y las estructuras mórbidas que las sostienen, y que forman ya parte de la propia personalidad. Es por ello que en este sistema se señala la importancia de practicar técnicas de recapitulación y hacer terapias como la Resonancia Bioenergética, que ayudan a la persona con verdadero INTERÉS a recuperar sus pedazos perdidos.

Los principales reversos psicológicos son: AUTOCASTIGO, AUTOAGRESIÓN, DECLARACIONES DE SUICIDIO, SENTIMIENTO DE INUTILIDAD, SENTIMIENTO DE INCAPACIDAD, SENTIMIENTO DE INDIGNIDAD, SENTIMIENTO DE DEUDA, SENTIMIENTO DE SUCIEDAD, PROMESAS-NEGOCIACIONES y PROHIBICIONES.

Autocastigo.
Objeto cognitivo, en forma de programación o acción, originado a través de la CULPA y del ODIO (rechazo) a uno mismo, que tiene como objetivo la autoimposición de LÍMITES perversos en el DESARROLLO (evitando o dificultando el aumento de SIMETRÍA) o en la ABUNDANCIA. "Tengo que castigarme", "merezco que me castiguen".

Autoagresión.
Objeto cognitivo, en forma de programación o acción, con origen en la CULPA y en el AUTOCASTIGO que tiene como objetivo dañar a la MATRIZ INDIVIDUAL propia (provocando pérdidas de SIMETRÍA). "Me tengo que hacer daño", "merezco que me hagan daño". Cualquier conducta que se ejecuta a sabiendas de que es dañina para uno mismo es una forma de autoagresión.

Declaración de Suicidio.
Evento en el que uno expresa a través de pensamientos, palabras u obras el deseo de morir, directa o indirectamente. Genera una programación acumulativa en la psique que va ganando fuerza como un parásito a lo largo de la vida, más cuanto más se la alimenta. Puede llegar a bloquear la ALEGRÍA DE VIVIR. Tiene como objetivo la destrucción o finalización de la MATRIZ INDIVIDUAL propia (pérdida total de SIMETRÍA). “Me quiero morir", "la vida no merece la pena”, "merezco que me maten", "no merezco vivir", "tal o cual cosa me mata".


Sentimiento de inutilidad.
Emoción generada a través de una AUTOVALORACIÓN deficiente o errónea mediante la que el individuo bloquea primeramente el AMOR PROPIO desde la TRISTEZA perversa, para después alejarse de sentirse ubicado y conectado consigo mismo, alterando así la posibilidad de RECONOCIMIENTO de la propia belleza, funciones y simetría. Se bloquea entonces la ALEGRÍA que haría posible sentir la MOTIVACIÓN y dirección hacia la que ir. "No valgo", "no sirvo".

Sentimiento de incapacidad.
BLOQUEO o INSUFICIENCIA de la FUERZA MOTRIZ-REACTIVIDAD, bien por todavía carecer de las estrategias adecuadas para resolver los problemas y satisfacer las necesidades, o bien por un problema en la energía reactiva misma. “No puedo”, "no sé".

Sentimiento de indignidad
Experiencia cognitiva que hace creer a la persona que no es MERECEDORA ni de AMOR, ni de SIMETRÍA, ni de ALEGRÍA (de “cosas buenas”). “No me merezco”.

Sentimiento de deuda
Necesidad de COMPENSAR a una FIGURA externa por recepción real o imaginada de una NUTRICIÓN o SIMETRÍA anterior, que tiene como consecuencia la autoimposición de límites perversos (AUTOCASTIGO). “Estoy en deuda con”.

Sentimiento de suciedad
Experiencia cognitiva relacionada con el RECHAZO o JUICIO NEGATIVO ante la experiencia de ser TOCADO o AMADO. Se alimenta del SENTIMIENTO DE INDIGNIDAD y de la CULPA. “Me siento sucio”.

Promesas-Negociaciones
Objetos cognitivos que condicionan el DESARROLLO y el EQUILIBRIO propios a la ejecución por parte de uno mismo o por una figura externa de un determinado esquema o acción. Las negociaciones a menudo son pactos con el arquetipo de dios o del demonio. "Si hago o no hago esto entonces que pase o que ocurra aquello", "prometo que...".

Prohibiciones

Objetos cognitivos, en forma de programación, cuyo objetivo es IMPEDIR el acceso a la CONTINUIDAD, al DESARROLLO o al EQUILIBRIO en un determinado aspecto de la propia existencia. "No puedo ir por ahí","no me puedo permitir eso", "eso no se puede hacer".

¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.

Las oscuridades del alma: Malignizaciones

**En la Emoenergética es necesario que el practicante se adentre en el conocimiento de las oscuridades del alma como parte de su proceso terapéutico y de autoconocimiento, así como base para su trabajo con la recapitulación.

En respuesta a las pérdidas individuales producidas por la aparición y utilización de los reversos psicológicos en la psique, se generan un tipo especial de compensaciones, en forma de NECESIDADES PERVERSAS, a través de las cuales se elaboran e impulsan patrones patológicos de relación con uno mismo y con los demás: las malignizaciones. Éstas hacen crecer los defectos del ego, y éstos a su vez vuelven a nutrirlas, retroalimentando de nuevo a los reversos psicológicos en un ciclo recurrente. Las MALIGNIZACIONES tienen como objetivo impulsar CONDUCTAS perpetuadoras del modelo dominador-dominado así como propagar y sostener el mal en el mundo. Representan la necesidad de extender el propio FRACASO o de intentar derivarlo hacia fuera, limitando el acceso a la SIMETRÍA SAGRADA, al DESARROLLO VERTICAL y a la CONCIENCIA más allá de uno mismo: a cada uno de los individuos y a la humanidad en conjunto. Como estas conductas son deplorables, a menudo el individuo se las esconde a sí mismo en la SOMBRA. Estas necesidades perversas pueden ser conscientes o inconscientes y se nutren de los pensamientos, palabras u obras que resuenen con ellas. Las malignizaciones son necesidades que incluso si son reprimidas están ahí en cada uno de nosotros, aunque, el primer paso para trabajar en su disminución es reconocerlas, y así poder limitar su fuerza a través del control y refrenamiento de las conductas que promueven y que a la vez las hacen fuertes. Son las siguientes: 


Necesidad de Sobornar.
Necesidad de establecer RELACIONES en las que se sugiere u obliga a otros a realizar acciones que no quieren o que atentan contra su simetría, a cambio de favores, regalos o afectos.

Necesidad de Chantajear.
Necesidad de establecer RELACIONES en las que se sugiere u obliga a otros a realizar acciones que no quieren o atentan contra su simetría, sometiéndoles a amenazas físicas o morales.

Necesidad Perversa de Crear.
Necesidad de GENERAR nuevos objetos cognitivos entrópicos, ladrones de simetría o vacíos, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética (por ejemplo: charlas inútiles, obras de arte enfermizas o carentes de contenido, negocios especulativos, nuevas relaciones patológicas...).

Necesidad Perversa de Conservar.
Necesidad de MANTENER, GUARDAR o ALMACENAR inalterados a objetos cognitivos entrópicos o vacíos de contenido, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética. A través de esta necesidad uno se puede llegar a identificar con lo que es sostenido, aunque fueran objetos materiales.

Necesidad Perversa de Eliminar-Desprenderse.
Necesidad de SEPARAR o alejar de uno mismo a objetos cognitivos simétricos, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética, sin que esto implique necesariamente la destrucción o perjuicio del contenido desprendido o del que uno se separa. Una de sus consecuencias es el aumento de la IGNORANCIA.

Necesidad de Castigar.
Necesidad o deseo de LIMITAR el movimiento o desarrollo de figuras u objetos cognitivos simétricos. También es el deseo de estancar, sostener o aumentar los aspectos perversos de un sistema con el objetivo de seguir penalizándolo. Es la necesidad de que las cosas continúen mal o vayan a peor.

Necesidad de Agredir.
Necesidad o deseo de DAÑAR y provocar pérdidas a figuras u objetos cognitivos simétricos.

Necesidad de Destruir-Matar.
Necesidad o deseo de ELIMINAR de forma completa a figuras u objetos cognitivos simétricos.

Necesidad Perversa de Adquirir.
Necesidad mórbida de INCORPORAR objetos cognitivos externos de características dañinas para uno, tanto si son de naturaleza física, psíquica o energética. La necesidad es perversa en el momento que lo que se desea adquirir es perjudicial, está vacío de utilidad, o es beneficioso pero se adquiere en demasiada cantidad (por ejemplo: drogas, alcohol compras compulsivas, juego ludópata, comidas excesivas o perversas; abusos en la utilización de la televisión, el arte, la música, la lectura, internet u otras actividades similares). En esta necesidad lo que se busca es la gratificación del momento de adquirir, que es diferente a cuando lo que se desea es poseer.

Necesidad Perversa de Poseer.
Necesidad de TENER o RETENER (por miedo a perder) a figuras u objetos cognitivos de naturaleza física, psíquica o energética, generando sentimiento de APEGO con resultado ENTRÓPICO para uno mismo y a veces para lo que es considerado como posesión. A menudo el individuo termina asimilando en sus propios sistemas de identificación (AUTOIMAGEN) a lo que siente como propio.

Necesidad de Dominar-Esclavizar.
Necesidad de MANTENER bajo el CONTROL de uno mismo (como una demostración de FUERZA y PODER) a sistemas o figuras, con el objetivo de bloquear, limitar o dirigir el DESARROLLO y movimiento de los mismos.

Necesidad de Culpabilizar.
Necesidad de enfocarse en las CONDUCTAS externas que son consideradas negativas con el objetivo de JUZGAR y generar sentimiento de CULPA en el que ejecuta tales comportamientos. Como consecuencia se genera RABIA y sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL en uno mismo. Al tener la necesidad de culpabilizar hay un intento (a menudo inconsciente) de impedir o bloquear el DESARROLLO de la figura a la que se culpa, sosteniendo en el mundo interno propio los contenidos negativos enfocados, para así poderlos proyectar una y otra vez en el otro, incluso, a veces, haciendo una transferencia de los propios contenidos perversos hacia él; todo ello con el objetivo de poder seguir culpando.

Necesidad de Desvalorizar.
Necesidad de OCULTAR la verdadera simetría de un objeto cognitivo.

Necesidad de Malignizar.
Necesidad de mantener el mal en el mundo. Bloquear el acceso a la SIMETRÍA SAGRADA, a la CONCIENCIA y al DESARROLLO VERTICAL.


¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.

Las oscuridades del alma: Defectos del Ego.

**En la Emoenergética es necesario que el practicante se adentre en el conocimiento de las oscuridades del alma como parte de su proceso terapéutico y de autoconocimiento, así como base para su trabajo con la recapitulación.

Debido a las desarmonías, excesos, carencias e intoxicaciones en las distintas energías del núcleo emocional y por la acción desequilibrante de los reversos psicológicos y de las malignizaciones, se generan una serie de defectos arquetípicos en la mente. Éstos dan lugar a energías emocionales y a sentimientos que condicionan, a través de los propios patrones defectuosos que alimentan, la interacción con uno mismo y el entorno, produciendo intensificaciones emocionales patológicas, unas veces gratificantes y otras veces desagradables. Refuerzan los esquemas de importancia personal y dependencia emocional. Tienen presencia en el cuerpo energético, ya que impulsan el crecimiento de matrices de energía-información, conglomerados que se llenan y agrandan, más cuanto más son utilizados e intensificados estos defectos por el individuo. Los defectos del ego son: CULPA, ODIO, RESENTIMIENTO-RENCOR, ENVIDIA, VANIDAD, COBARDÍA, LUJURIA, GULA, OCIOSIDAD e IGNORANCIA.



Culpa.
Defecto que tiene como objetivo estimular el AUTOCASTIGO y a veces la AUTOAGRESIÓN; es un mecanismo de compensación perverso ante la presencia en uno mismo de objetos cognitivos que son juzgados como negativos. Este sentimiento siempre aparece en la infancia, en primer lugar, inducido por el rechazo de los adultos hacia el niño. Una educación equilibrada consiste en poner límites o rechazar una conducta mala o errónea, mostrando inmediatamente las alternativas correctas, en lugar de dirigir el rechazo hacia el niño. Es necesario un trabajo emocional para disminuir la culpa y así disponer de la energía para responsabilizarse de las pérdidas y necesidades reales, buscando las adecuadas compensaciones generadoras de desarrollo y simetría.

Odio.
RECHAZO PERVERSO, por exceso o por error, que se retroalimenta de forma recurrente de sí mismo, utilizando un objeto o figura que hace de catalizador-focalizador.

Resentimiento-Rencor.
Acumulación de RABIA y ODIO catalizados a través de una FIGURA externa, a la que se le transfiere una DEUDA con uno mismo, en la que la ausencia de PERDÓN impide la recuperación de la ALEGRÍA.


Envidia.
ADMIRACIÓN mezclada con RABIA, catalizadas ambas a través de figuras externas que se valoran por encima de uno mismo por lo que son o por lo que tienen.

Vanidad.
ADMIRACIÓN PERVERSA hacia uno mismo. Recrearse en los propios despropósitos. También deleitarse excesivamente en las propias funciones positivas o simetrías, tanto si son heredadas como adquiridas. Una vez conquistada una simetría es mejor amarla que admirarla para que así la vanidad no aumente.

Cobardía.
MIEDO PERVERSO que dificulta la posibilidad de alcanzar nuevas SIMETRÍAS y que puede anular al verdadero miedo simétrico que es el que se debe tener a la interrupción del desarrollo o al bloqueo del aprendizaje.

Lujuria.
Exceso de deseo sexual promotor de pensamientos eróticos y fantasías repetitivas a través de las cuales la MATRIZ INDIVIDUAL pierde energía vital, emocional o de conciencia. También genera conductas que tienen como objetivo la obtención recurrente de placer sexual, intensificando de forma perversa la ALEGRÍA y la FUERZA MOTRIZ.


Gula.
Exceso de deseo por la comida, o más bien, convertir el comer (que no el alimentarse) en una de las fuentes principales de motivación y ALEGRÍA en la vida.

Ociosidad.
Conjunto de estrategias o conductas que tienen como objetivo gastar de forma patológica o excesiva el tiempo, desvalorizando la existencia o generando la falsa sensación de que mañana estaremos vivos. La OCIOSIDAD PASIVA se alimenta y a la vez es generadora de PEREZA, que es una distorsión de la TRISTEZA y de la FUERZA MOTRIZ. Ésta lleva a intentar escaparse del esfuerzo necesario para desarrollarse y evolucionar, buscando recurrentemente los estados expansivos y de abandono. La OCIOSIDAD ACTIVA es una distorsión de la ALEGRÍA y de la FUERZA MOTRIZ que hace que la persona se sienta inquieta y busque llenar su tiempo de actividades lúdicas que van en contra del desarrollo o que practica de forma excesiva, convirtiendo así el divertimento en uno de los objetivos vitales y fuente principal de motivación. La ociosidad es una huida del esfuerzo que sería necesario para realizar auténticos desarrollos de la consciencia. Uno de sus efectos dañinos es la pérdida (aunque sea temporal) de la empatía y de la capacidad de CUIDAR-AMAR a los demás, puesto que el ocioso necesita que otros trabajen para poder mantener su estatus.


Ignorancia.
Utilización de la capacidad de decidir para mantenerse en bandas de BAJA ENERGÍA y SIMETRÍA, a cambio de estabilidad perversa. Creer que no se necesita aprender más o que ya se sabe todo. Incapacidad de reconocer los objetos cognitivos generadores de simetría. Pérdida de la fascinación por el misterio de la vida y de uno mismo.


¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.

Las oscuridades del alma: Traumas.

**En la Emoenergética es necesario que el practicante se adentre en el conocimiento de las oscuridades del alma como parte de su proceso terapéutico y de autoconocimiento, así como base para su trabajo con la recapitulación.

Un TRAUMA es un EVENTO ENTRÓPICO que obliga al individuo a cambiar de forma abrupta y desadaptativa una parte de los SISTEMAS DE CREENCIAS, dejando además una huella o microcicatriz por sobrecarga eléctrica en el área del CEREBRO que estaba procesando la EXPERIENCIA. Según las lecturas que he realizado en el campo energético humano durante años, los lugares que parecen más habitualmente impactados por las experiencias traumáticas son el TÁLAMO, el HIPOCAMPO, las AMÍGDALAS CEREBRALES, el CUERPO CALLOSO y el CÓRTEX CEREBRAL. También se pueden producir reflejos del trauma a través del sistema nervioso en cualquier parte del organismo o del cuerpo energético.

El cambio perverso en los patrones de creencias, junto con el efecto de las cicatrices y bloqueos energéticos, influyen negativamente en las posibilidades futuras de procesar eventos similares de forma adecuada (adaptativa). Se realimenta entonces la aparición de nuevos traumas similares, que se van encadenando recurrentemente en forma de COEX TRAUMÁTICOS (CONSTELACIONES DE EXPERIENCIAS TRAUMÁTICAS). El concepto de COEX proviene de la Psicología Transpersonal de Stalisnav Grof. Parte del supuesto de que el cerebro no guarda las vivencias en archivos de memoria aislados, sino que asocia experiencias emocionales y sensoriales similares en paquetes interconectados, almacenando tales eventos como un todo. Así, la activación de alguna de sus partes puede desencadenar la emergencia de toda la constelación. Éstas pueden reactivarse incluso en la vida ordinaria, fuera de experiencias traumáticas, a través de detonadores sensoriales o emocionales similares o que resuenen con los que fueron guardados dentro de los sistemas traumáticos. Muchos de los TRAUMAS se ocultan en el INCONSCIENTE, aunque condicionarán igualmente las respuestas, conductas, posibilidades de aprendizaje y adaptación del individuo en su vida diaria. La persona puede verse afectada en su día a día al producirse volcados de sentimientos negativos que se hacen conscientes a través del sentido CINESTÉSICO. A veces estas malas sensaciones vienen acompañadas por recuerdos más difusos o más intensos de las vivencias traumáticas, aunque, a menudo el malestar sentido aparece tal cual, sin asociarse conscientemente a evento alguno; se produce entonces un doble sentimiento de desazón, por las sensaciones en sí mismas y por la confusión al no saber que le pasa a uno. En realidad, todo contenido mal procesado o incorrectamente asimilado a nivel emocional puede producir este tipo de respuestas en el día a día, incluso si no proviene de un trauma. La mayor parte de los traumas se originan en el periodo que abarca la ETAPA FETAL, el NACIMIENTO y la primera INFANCIA (antes de los 7 años), aunque también en el periodo de los 7 a los 13 años. Los que se producen más tarde suelen ser recurrencias de los primeros, a no ser que se den circunstancias excepcionalmente negativas. En la Emoenergética se utiliza el concepto de TRAUMA para categorizar a una experiencia PSICOLÓGICA que tiene consecuencias físicas (al menos en el funcionamiento cerebral), a diferencia de TRAUMATISMO que tiene su origen en un accidente o agresión en el cuerpo físico (que podría adicionalmente ir acompañado de consecuencias psicológicas). El trauma se produce a través de una EXPERIENCIA SUBJETIVA, por lo que no siempre se darán razones externas objetivas que concuerden con la existencia del mismo. La mayor parte de los traumas se producen durante un evento en concreto, aunque, en ocasiones es el efecto acumulativo de una experiencia desadaptativa continuada a lo largo del tiempo, que termina por desencadenar el impacto traumático. Muchos de ellos fueron descubiertos por el Dr. Francisco Ríos (Balance Polar Electromagnético). En la Emoenergética se contemplan 8 tipos principales de traumas:

Trauma por sentimiento de Abandono.
El que se puede consumar a través del sentimiento de ESTAR ABANDONADO (por los padres, por la vida, por dios, por los demás, etcétera). Pueden empezar a hacerse incluso en la ETAPA FETAL, si la madre no ofrece atención y afecto suficientes al feto (a veces por el desconocimiento del embarazo en las primeras etapas o por no sentir la conexión con el feto). En ocasiones, en la infancia, se pueden producir cuando el niño se pierde, aunque sea por unos minutos, y cree que sus padres se han ido.

Trauma por sentimiento de Obligación.
El que se puede producir al ser o sentirse obligado por una figura externa a HACER ALGO QUE NO SE DESEA o hacia lo que se siente rechazo. La obligación puede ser de naturaleza física o moral. No necesariamente tiene que haber sido consumada, en ocasiones tan solo con la presión recibida se puede hacer el trauma.
Trauma por sentimiento de Privación.
El que se puede producir al sentirse PRIVADO el individuo, por agentes externos o por las circunstancias, de algo que considera muy necesario en algún nivel. La privación puede ser de naturaleza física, psíquica o transpersonal. Es el trauma de “el mundo no es como a mí me gustaría” o “los demás no me dan lo que necesito”.

Trauma por sentimiento de Muerte.
El que se puede generar a través del sentimiento de que se está en PELIGRO, tanto como para creer que hay una ruptura inminente en la continuidad de la MATRIZ INDIVIDUAL (afecta especialmente a las unidades procesadoras del MIEDO y de la ALEGRÍA). Son frecuentes durante el evento del NACIMIENTO, aunque se pueden dar en cualquier otro momento, por una amenaza real o imaginaria (ACCIDENTES, AGRESIONES, SUSTOS, etcétera).

Trauma por sentimiento de Pérdida.
El que se puede producir a través de un sentimiento desadaptativo de TRISTEZA derivado de una pérdida física o moral.

Trauma por sentimiento de Rechazo.
El que se puede generar por sentirse uno RECHAZADO. Ocurre habitualmente en la infancia por experiencias vividas con el padre o la madre, o bien a través de otra figura masculina o femenina. Produce alteraciones en la AUTOESTIMA.

Trauma por sentimiento de Agresión.
El que se puede formar cuando se vive un evento en el que uno es AGREDIDO física o moralmente.

Trauma por experiencia Gratificante.

El que se puede producir a través de una experiencia PLACENTERA (y a veces CUMBRE) que, sin embargo, genera una sobrecarga sensorial y emocional desadaptativa, que frecuentemente pasa desapercibida por derivar de una vivencia gozosa.

¿Te gusta este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons.