lunes, 11 de julio de 2011

Alegría



La ALEGRÍA es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera el aspecto EXPANSIVO de la realidad, la CONTINUIDAD y la FLUIDEZ. Es IMPULSORA DEL CAMBIO a través del DINAMISMO, y por eso es DIRECTIVA y MOTIVADORA, por lo que nutre la función de SELECCIÓN DE OBJETIVOS y el INTERÉS. Debe ser sentida como ALEGRÍA DE VIVIR y de SER, que se activa cuando uno se enfoca y es consciente de la CONTINUIDAD de la vida, de la conciencia y de la propia IDENTIDAD. Es complementada, aunque no debe ser sustituida, con la ALEGRÍA DE GANAR (expansión), ya que constantemente es necesario adquirir diferentes tipos de recursos para seguir adelante. Se siente como VITALIDAD al aumentar la frecuencia vibratoria del campo que se produce en el momento en que se alcanza una mayor SIMETRÍA (expansión del aprendizaje) o al incorporar NUTRICIONES adecuadas. Esa vitalidad también se siente como LIBERACIÓN cuando se produce la expulsión de CONTENIDOS ENTRÓPICOS y PERVERSOS a través de los sistemas evacuativo-eliminativos y como ESPERANZA (fluidez) al darse cuenta de la posibilidad de nuevas GANANCIAS futuras. La alegría rige la dimensión LÚDICA de la SEXUALIDAD, que en realidad promueve el comando biológico de la continuidad de la especie. Esta emoenergía estimula la búsqueda de la ALINEACIÓN CON EL SER, que significa percibir la continuidad de uno mismo en el Espíritu, a través de la NECESIDAD DE LIBERTAD y de LIBERACIÓN de las cargas que hacen que el pesado EGO evite la expansión de la conciencia hacia el infinito. La alegría busca la LIBERTAD, los CAMBIOS, la RENOVACIÓN (que no la innovación, que es función de la recreación). Busca las GANANCIAS, los estados expansivos y también los estados LÚDICOS. Es percibida como CONTENTO, fruto del fluir de la energía-información. Promueve la RELAJACIÓN de las tensiones. Cuando los flujos son interrumpidos o bloqueados, la alegría cambia de fase produciendo la activación del miedo.

La VIRTUD ESENCIAL de la ALEGRÍA es la MOTIVACIÓN. La energía de la alegría es hija de la RECREACIÓN y es la madre del MIEDO. La ALEGRÍA y la FUERZA MOTRIZ se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA TRANSFORMATIVA. La sinergia entre la alegría y la fuerza motriz se llama FLEXIBILIDAD o más correctamente TENSEGRIDAD. La ALEGRÍA es controlada por el AMOR y a su vez ejerce control sobre la TRISTEZA. Su patología mayor son las MANÍAS. Forma parte junto con el AMOR y la RECREACIÓN del NÚCLEO GOZOSO.

La MODERNIDAD ha traído consigo un aumento de la COMPLEJIDAD psicoemocional. Esto es debido al crecimiento exponencial en los estímulos e información provenientes del MUNDO EXTERNO, producto de la universalización de la educación, de la música, del arte, del pensamiento científico, de la tecnología, de la medicina, del nacimiento de los medios de comunicación de masas, del florecimiento de la sociedad de consumo, de la influencia de la publicidad, de las modas, de la globalización, de internet, de las redes sociales, de la diversificación de la función laboral, del cambio en el esquema de familia, de la revolución sexual, de la aparición de nuevos modelos de idolatría, de la accesibilidad a las sustancias estupefacientes y al alcohol, los estimulantes y los medicamentos, entre otros factores. Esto hace que el NÚCLEO EMOCIONAL se encuentre casi todo el tiempo inundado de informaciones y datos sensoriales que pueden llegar a saturar el MUNDO INTERNO del individuo, o al menos dificultar una integración cognitiva que se manifieste en forma de experiencia unitaria y coherente. Además de cuantiosos, muchos de los estímulos a los que somos expuestos son frecuentemente contradictorios y disociadores. Esto puede llevar a un aumento en diferentes niveles de intensidad de la frustración, ansiedad y angustia individuales y sociales. De manera que una buena parte de la población tiene la sensación, más o menos consciente, de que se enfrenta a un mundo externo con el que no puede, o con el que tiene serias dificultades cuando intenta asimilarlo en su mundo interno. El escape o compensación a través de la INFLACIÓN perversa de la ALEGRÍA es frecuente; se puede atestiguar a través de un gran número de conductas ADICTIVAS y OCIOSAS. Muchas de ellas son socialmente aceptadas e incluso defendidas. Las dos están vehiculizadas de forma viciosa desde la FUERZA MOTRIZ (reacción) hacia la ALEGRÍA (expansión). Así, se persigue el objetivo de alcanzar una felicidad artificial, tan falsa y vacía que acabará derivando hacia una DESMOTIVACIÓN EXISTENCIAL, la cual es en sí misma, como todo lo perverso, fuente de nuevas necesidades y problemas (VACÍOS). Quien de verdad busca la impecabilidad, el que quiere tener un romance con el conocimiento y con la vida, sabe que debe apostar a favor de que el centro de la alegría real es el lugar en donde uno siente su continuidad como conciencia, donde percibe que vive y es. A este lugar se llega a través de llevar incesantemente la atención a la respiración, al ALIENTO, que es el mecanismo que permite la continuidad y el fluir de la VIDA. La alegría poco evolucionada busca la FELICIDAD. Sin embargo la búsqueda de la felicidad es una ilusión, una quimera, una falsedad. Todo el mundo lo sabe pero casi nadie lo quiere reconocer. Tan solo existen fluctuantes estados mentales, intensificados por las emociones teñidas de placer o de dolor. La búsqueda de la felicidad es infructuosa, pero mantiene entretenidos a la mayoría de los seres humanos, ocupados en adquirir y poseer para así ser admirados, atendidos, queridos. Se mantiene de esta manera el engaño colectivo, consistente en creer que cuando tengamos lo suficiente, seremos felices. Esto nos aleja de un fin mucho más noble de la existencia: el aumento de la consciencia de ser y del CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. Quizás deberíamos ser lo suficientemente valientes para apartarnos de la ignorancia y cambiar la búsqueda de la felicidad por la búsqueda del verdadero desarrollo humano. Quizás así de verdad cambiaría el mundo, en lugar de dar vueltas y vueltas alrededor de los mismos problemas. Es necesario recordar que ILUSIÓN es sinónimo de FALSEDAD.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

Miedo



El MIEDO es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera la DISCONTINUIDAD, el DESEQUILIBRIO, los BLOQUEOS, la DESINTEGRACIÓN y los estados DESTRUCTIVOS. Es quien realiza el cambio de la FASE GOZOSA a la FASE DOLOROSA. Es consciente de la dimensión ENTRÓPICA de la realidad, que se manifiesta para la matriz individual en forma de PELIGROS. El MIEDO sirve para detectar, dimensionar y señalizar los PELIGROS o RIESGOS, aunque no los analiza ya que ésta es una función de la tristeza. Un peligro es cualquier CONTENIDO COGNITIVO (MATERIA, ENERGÍA o INFORMACIÓN), endógeno o exógeno, que amenace a la MATRIZ INDIVIDUAL, lo que en potencia puede inducir INTERRUPCIONES o bloqueos en los flujos, DESEQUILIBRIOS en el sistema y DAÑOS parciales o totales en la simetría del mismo. El desequilibrio es el precursor del daño. Los daños provocan discontinuidad en algunas funciones y alteraciones en las estructuras, así como un aumento de la ENTROPÍA o desorden. En el plano físico, la finalización total de simetría (el mayor daño) es la MUERTE, la cual produce una discontinuidad e interrupción completa de la vida física así como la destrucción de la matriz individual (finalización de la unión de la conciencia con el cuerpo y el lugar que ocupa). La Unidad Procesadora del Miedo se relaciona con el MUNDO EXTERNO y con EL MUNDO INTERNO rastreando como una ANTENA la POSIBILIDAD de desequilibrios, discontinuidades, bloqueos y daños, emitiendo ALARMAS y SENTIMIENTO DE INSEGURIDAD que deben ser proporcionales a la probabilidad, cercanía y magnitud de los mismos. Una vez emitida la alarma el miedo cambia de fase estimulando a la tristeza. El miedo percibe y establece los LÍMITES propios a través del control de la fuerza motriz (REFRENAMIENTO). Por eso a veces, un miedo desproporcionado puede causar una parálisis funcional momentánea. Sin embargo, en otras ocasiones el miedo pierde su función inhibitoria de la fuerza motriz y entonces ésta se crece, a menudo de forma peligrosa y desequilibrada. Forma el NÚCLEO DOLOROSO junto con la TRISTEZA y la FUERZA MOTRIZ. El DOLOR es un sentimiento que tiene como objetivo inducir NECESIDAD DE EQUILIBRIO en el sistema.

La VIRTUD ESENCIAL del MIEDO es la PRUDENCIA. La energía del miedo es hija de la ALEGRÍA y es la madre de la TRISTEZA. El MIEDO y el AMOR se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CONSERVATIVA. La sinergia entre el miedo y el amor se llama ESTABILIDAD. Es controlado por la RECREACIÓN y a su vez ejerce control sobre la FUERZA MOTRIZ. Su patología mayor son las FOBIAS.

El primer comando biológico para los seres en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA es el de la supervivencia. Se manifiesta como un fuerte impulso y motivación para mantener la continuidad del individuo y de la especie a través de la autoconservación, la protección del grupo, la nutrición-depredación y la reproducción. La naturaleza premia a los seres haciendo que la continuidad sea experimentada en forma de ALEGRÍA DE VIVIR, mientras no se perciban PREOCUPACIONES o PELIGROS.

El verdadero MIEDO, del que nacen todos los demás, es el que se produce al sentir que la continuidad está amenazada o pudiera perderse. Así, la ALEGRÍA emanada del cumplimiento del primer y más sagrado mandato del Espíritu se convierte en MIEDO. El miedo a la MUERTE es el PRIMER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y surge de la IGNORANCIA de que somos mucho más que un cuerpo físico. Desde el punto de vista energético-transpersonal, somos un conglomerado de campos de energía con CONCIENCIA DE SER y formamos parte de un plan más allá de nuestra comprensión (SIMETRÍA SAGRADA en el modelo de la Resonancia Bioenergética, LA REGLA en el chamanismo centroamericano). Las religiones han pretendido compensar este miedo, sustituyendo la falta de conocimiento por creencias de lo más variopintas, intentando con ello conectar con el sentido transcendente de la existencia. Las religiones y supersticiones han sido un escalón en el camino evolutivo del ser humano; el paso siguiente sería aumentar la conciencia de tal manera que las creencias se transformen en saber a través del desarrollo de nuestra naturaleza como perceptores y navegantes del infinito. La CIENCIA está intentando realizar este proceso en la actualidad, pero su búsqueda será incompleta por haber renegado del lado mágico del ser humano, ése que contempla que somos energía consciente de sí misma que forma parte de un orden o DISEÑO INTELIGENTE universal. Solo aquél que es capaz de ir más allá de la materia, viendo directamente la energía sutil tal como fluye en el universo, tiene posibilidades de desentrañar una parte del misterio de la vida y trascender realmente el miedo a morir. El verdadero aspirante a la transcendencia (del ego) es quien ha templado su razón tanto o más que un científico y al mismo tiempo es capaz de dejarla a un lado, o más bien utilizarla como ancla mientras se adentra en lo inexplicable y paradójico de la existencia, manteniendo al mismo tiempo la cordura y la sobriedad.

La energía solo se transforma y mueve, por lo que la muerte no es más que una importante mutación y reconfiguración de los sistemas de energía que se han unido temporalmente por la FUERZA AGLUTINANTE o AMOR para existir y ser dentro del contexto de aprendizaje al que llamamos VIDA. Sin embargo, en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA, a menudo los seres desconocen por completo los ciclos de cambio, reglas y evolución que la energía viva experimenta a lo largo del espacio-tiempo. Las conciencias se ven absorbidas, y a veces agotadas, por el trabajo derivado del intento de cumplimiento del ORDEN NATURAL a través de los comandos biológicos genéticamente programados de la supervivencia, pertenencia, reproducción y depredación (transformación y absorción de materia, energía y vida entre unos seres y otros). La dimensión transcendente del ser humano permite quitar notoriedad a los comandos biológicos primarios, traspasando la atención principal al comando del CRECIMIENTO DE LA CONCIENCIA. Éste es el primer requisito para vencer al miedo perverso y transformarlo en el primer guardián del CONOCIMIENTO. Si bien es necesario proteger la vida en la medida de lo posible, lo que permite al ser humano amortiguar el ciclo de sufrimiento es convertir el crecimiento de la conciencia y la libertad perceptual en el primer mandato y fuente de la motivación para seguir viviendo (EL CAMINO DEL GUERRERO).

El miedo es un filtro cognitivo tan natural como necesario. Desde el punto de vista biológico es el vigilante que detecta las amenazas y peligros en la continuidad; desde el punto de vista psicoemocional y transpersonal permite detectar todo aquello que pueda bloquear el acceso a niveles mayores de conocimiento, desarrollo y conciencia. Si se vence el temor a morir debido a un aumento en la conciencia, el miedo pasa a funcionar en otro nivel, en el que existe sin generar sufrimiento.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

Tristeza



La TRISTEZA es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera la FRAGMENTACIÓN, la SEPARACIÓN, el VACÍO y el aspecto FRACTÁLICO de la realidad. La separación es vivida como SENTIMIENTO DE PÉRDIDA. La tristeza es de naturaleza REPULSIVA, ya que nadie quiere perder o sentirse vacío. La tristeza es ANALÍTICA y CATABÓLICA, por su capacidad de DESCOMPONER y DIVIDIR el todo en partes. Es la emoenergía con mayor nivel de complejidad y número de funciones. Elabora el INVENTARIO, utilizando al LENGUAJE para IDENTIFICAR y ENUMERAR a los OBJETOS COGNITIVOS que componen el mundo. Es REFLEXIVA, ya que divide al MUNDO EXTERNO, el percibido, en PARTES que ordena y coloca en el MUNDO INTERNO en forma de REFLEJOS o IMÁGENES: DESTILACIONES sometidas a los procesos lingüísticos de NOMINALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y GENERALIZACIÓN, y que la RECREACIÓN complementa a través del mecanismo imaginativo de la DISTORSIÓN. Así se forman RÉPLICAS, COPIAS e IMITACIONES de la realidad que son guardadas por el AMOR en la MEMORIA junto con sus ÍNDICES y ETIQUETAS que están hechos sobre todo de PALABRAS. Es función de la tristeza estimular al lenguaje en su función de NOMBRAR las cosas, puesto que son las palabras las que separan a los objetos cognitivos del todo. La tristeza también separa virtualmente a los objetos de sus características, contribuyendo en la generación de las DESCRIPCIONES. La tristeza conoce que el VALOR de cualquier cosa es directamente proporcional al VACÍO que deja su ausencia; gracias a esta habilidad de evaluar y VALORAR sabe lo que se necesita y lo que no, lo que es bueno o malo. Al poder valorar las cosas, también sabe hacer COMPARACIONES basadas en las DIFERENCIAS, por lo que se encarga de la ORDENACIÓN y de las CLASIFICACIONES. La organización es sintética y pertenece a la recreación, a diferencia de la ordenación, que es analítica y pertenece a la tristeza. La tristeza es la responsable de la percepción de la DUALIDAD, al dividir la realidad en pares opuestos o complementarios. Es la emoción que detecta los VACÍOS y por ello siente y predice las NECESIDADES y CARENCIAS, es decir, lo que no se tiene por haberse perdido o por no haberse conseguido, o bien, lo que podría necesitarse. La sensación de vacío o pérdida tiene el objetivo de crear una incomodidad (dolor) para que el sistema se sienta en la necesidad de recuperar el equilibrio. La naturaleza tiende a llenar los huecos. Una vez analizada la pérdida o necesidad, la tristeza mira en el INVENTARIO-MEMORIA, por si tiene una estrategia o CONOCIMIENTO anterior que sirva para resolver la situación. Si la tiene, la ordena ejecutar a la FUERZA MOTRIZ. Si no, da la orden al sistema para que elabore un nuevo aprendizaje a través de la recreación. Las estrategias, en el fondo, son siempre planes de compensación para evitar las pérdidas o satisfacer las necesidades, un intento de RECUPERAR o mantener el EQUILIBRIO y de poner límites al avance de la ENTROPÍA o desorden. Las pérdidas forman parte del mecanismo estimulador de la capacidad de ADAPTARSE y APRENDER. Desde el punto de vista bioenergético el MAL es lo que provoca pérdidas de simetría y el BIEN es lo que genera mantenimientos o ganancias en la simetría. Desde este punto de vista no hay juicios de valor posibles, tan solo hechos energéticos.


La DESADAPTACIÓN es el resultado de haber perdido la OPORTUNIDAD de APRENDER a llenar de forma simétrica un VACÍO, o de haberse visto superado por los RETOS derivados del mismo. La ADAPTACIÓN verdadera es la superación de los RETOS consecuentes a un VACÍO, carencia o problema en particular. En parte, es el resultado al ver la OPORTUNIDAD de APRENDER que se esconde detrás de cualquier dificultad en sí misma. El aprendizaje resultante de la verdadera adaptación lleva a la conquista de un nuevo LUGAR más simétrico con respecto al anterior que se estaba ocupando. Ser más simétrico es lo mismo que estar más lleno y menos vacío; pero no lleno de cualquier cosa... lleno de CONCIENCIA y de CONOCIMIENTO DE UNO MISMO. Cada ser viene a la vida como un proyecto sin completar, con una configuración particular de vacíos o acertijos que necesita resolver. Si se demora demasiado en la resolución de los mismos aparecen nuevos vacíos o retos que se añaden a los originales, aumentando el número de problemas. La resolución o no de los problemas existentes en la matriz individual, conduce al ser a diferentes lugares, ya que la EXISTENCIA es el encaje de la percepción en un LUGAR que se produce a través de procesos volitivos o de TOMA DE DECISIONES que el SER se ve obligado a hacer dentro del sistema llamado vida. Los lugares son las diferentes coordenadas del fractal de posibilidades que un ser viviente posee, llamado el MAPA DEL DESTINO o MATRIZ MAESTRA. La creación está hecha de lugares que son en realidad fotogramas estáticos de realidad potencial. La fuerza del tiempo es la que empuja a las conciencias a través de los lugares regalando a las mismas una sensación de REALIDAD, de ser y de estar, de movimiento y de continuidad mediante la sucesión constante de los fotogramas, que son percibidos mediante el enfoque de la atención en una u otra de las posibilidades preexistentes. A cada lugar se ha llegado desde uno aledaño en orden inverso a la FLECHA DEL TIEMPO, y a su vez está rodeado de un número indeterminado de lugares colindantes en dirección favorable a la flecha del tiempo. El tiempo empuja, apremia y obliga de manera inexorable para que la conciencia unida a un lugar lo abandone y elija el siguiente dentro de las posibilidades otorgadas. El TIEMPO presiona a las burbujas de conciencia que somos hacia una dirección INERCIAL dominante, que es fruto de la suma de todos los momentos anteriores, de cada una de las decisiones o voliciones que como capullos luminosos hemos tomado desde el principio de nuestra vida. Dejarse llevar por la INERCIA es elegir entrar en el siguiente lugar que menos trabajo requiere para ser alcanzado. Esto a menudo no es favorable, ya que frecuentemente los lugares evolutivamente superiores requieren de una inversión de energía extra o esfuerzo para ser alcanzados, debiéndose hacer uso de manera eficiente del GRADO DE LIBERTAD disponible. El día que el hombre entienda esto será verdadero dueño de su DESTINO. La tristeza es la que percibe los vacíos y de ahí su importancia a la hora de aprender y desarrollarse, labor que realiza en sinergia con el resto del núcleo emocional, aunque especialmente en colaboración con la RECREACIÓN. La utilización de un aprendizaje preexistente en la matriz individual es controlado por la tristeza. La repetición otorga la posibilidad de perfeccionar el aprendizaje. Cuando la tristeza estima que es necesario elaborar un nuevo aprendizaje, se lo ordena a la recreación. Tristeza y recreación, en conjunto, son la POTENCIA CREATIVA del núcleo emocional.

La tristeza también es responsable de soltar y separar del cuerpo, la mente o el campo, los contenidos (hasta ese momento partes de uno) que ya no sirven o que son perjudiciales, por lo que se encarga de la ELIMINACIÓN y de la EVACUACIÓN. Gestiona las INVERSIONES, ya que es necesario invertir (perder) para desarrollarse, para satisfacer las necesidades o para compensar lo perdido (por lo que también maneja el gasto del DINERO). El resultado de esta compensación, bien hecha, implica un aumento de la SIMETRÍA-CONOCIMIENTO y una disminución de la ENTROPÍA-IGNORANCIA. Es por esto que el NÚCLEO DOLOROSO (MIEDO, TRISTEZA y FUERZA MOTRIZ) es el motor del DESARROLLO, debido a la necesidad de recuperar el equilibrio que recurrentemente se pierde por el desgaste inherente al SISTEMA DE VIDA (senescencia y entropía). La tristeza tiene la facultad de la PERCEPCIÓN DEL PASO DEL TIEMPO a través de sus partes: segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años y sus divisiones, PASADO, PRESENTE y FUTURO, percibiendo así mismo sus REPETICIONES RECURSIVAS y CICLOS, por lo que la tristeza también es PREVISORA. Cada instante que pasa lo perdemos para siempre y sin embargo nos permite existir, ser y seguir creciendo (avanzar). La GRATITUD es dependiente de la tristeza, puesto que en realidad es una ENTREGA o compensación (empática o práctica) al otro por recepción de ayuda anterior. Existe confusión en este tema, ya que se piensa que se da por amor, pero siempre se da como compensación o inversión. No existe tal cosa como el AMOR INCONDICIONAL. Una vez que se da y se recibe, se puede cuidar o unificar lo que se tiene en común con la otra persona, y eso sí que es amor. En realidad es la tristeza la que debe cuidar del amor. El amor protege lo que es necesario conservar para poder seguir adelante. Es verdaderamente sabio aquél cuyo DISCERNIMIENTO le lleva a saber qué es lo que hay que cuidar y proteger, identificando y descartando lo que es necesario eliminar, enfocándose y dirigiéndose hacia lo que todavía hay que conseguir, simetrizando en sí el AMOR y la TRISTEZA.

La tristeza es la energía que permite aceptar que el hecho de vivir viene indisolublemente unido a perder. Incluso el mismo ESPÍRITU (la conciencia abstracta infinita) se concretiza a través de conciencias finitas que emana dentro de un tiempo, que termina desde el punto de vista físico en la MUERTE. La tristeza sabe reconocer y ACEPTAR el final de las cosas.

La VIRTUD ESENCIAL de la TRISTEZA es la PACIENCIA. La energía de la tristeza es hija del MIEDO y madre de la FUERZA MOTRIZ. La TRISTEZA y la RECREACIÓN se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CREATIVA. La sinergia entre la tristeza y la recreación se llama COMPLEJIDAD e INTELIGENCIA. Es controlada por la ALEGRÍA y a su vez ejerce control sobre el AMOR. Su patología mayor son las DEPRESIONES. Forma parte junto con el MIEDO y la FUERZA MOTRIZ del NÚCLEO DOLOROSO.

Al ser la tristeza la que reconoce las pérdidas, utiliza al MIEDO para detectar las mentiras que contamos (a nosotros y al mundo), ya que éstas son generadoras de pérdidas. Además de las mentiras habituales, construimos otras más sutiles e incluso inconscientes a través de la perversión de los procesos lingüísticos de GENERALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y DISTORSIÓN. Éstos, en principio, son mecanismos naturales y necesarios para el desarrollo del lenguaje, formando parte de las funciones cognitivas a través de las cuales la realidad es filtrada, desnatada y recompactada.

Para mantenerse y continuar, todo sistema necesita gastar energía a lo largo del tiempo, generando movimiento (TRABAJAR). El movimiento producido por la UNIDAD PROCESADORA DE LA FUERZA MOTRIZ es a cambio de un gasto de energía, y resulta en la aparición de una cierta cantidad de ENTROPÍA, lo cual provoca la emergencia de más NECESIDADES y PROBLEMAS. Ésta es una ley cíclica natural. Los problemas hacen que se pierda más energía, y las necesidades son las que si no se satisfacen en un tiempo determinado se convierten en problemas. De los problemas y necesidades salen las PREOCUPACIONES por las pérdidas pasadas, presentes y futuras; la emoción que percibe las pérdidas es la TRISTEZA. Las preocupaciones y la tristeza son el SEGUNDO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Ante la pérdida de equilibrio, la TRISTEZA de nuevo evaluará la situación y volverá a elegir una estrategia previamente memorizada, o solicitará a la RECREACIÓN que elabore una nueva. La vida es un sistema que se manifiesta a través de percepción, reacción y movimiento.

Una vez que se ha evaluado y planificado la manera mejor de proceder, la información es traspasada a la Unidad Procesadora de la Fuerza Motriz. Ésta ejecutará los movimientos y acciones tal como aparecen en el diseño proporcionado por la TRISTEZA, con el objetivo de desplazarse hacia un estado en el que se gaste la mínima energía, manteniendo e incluso aumentando y mejorando los funcionamientos del sistema, recuperando la energía perdida o ganando más de la que se tenía. El miedo a perder, y la propia tristeza producida por lo que no tenemos, hace que intentemos rodearnos de cosas, relaciones, recursos, etcétera. El APEGO generado hacia todas estas cosas y relaciones que componen nuestro INVENTARIO hace que se generen nuevos problemas y preocupaciones y de nuevo más sufrimiento. El APEGO es el TERCER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. A través de él se manifiestan todas las distorsiones de las emociones humanas en forma de DEPENDENCIAS EMOCIONALES, REVERSOS PSICOLÓGICOS, MALIGNIZACIONES y DEFECTOS DEL EGO.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

Fuerza Motriz



La FUERZA MOTRIZ es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera el aspecto CONTRACTIVO de la realidad (ESFUERZO), que se manifiesta a través del IMPULSO y la TENSIÓN. Éstos se presentan como ACCIÓN y REACCIÓN, que a su vez pueden tomar forma de ATAQUE o HUIDA, MOVIMIENTO o RESISTENCIA. Esta emoenergía tiene la función de EJECUTAR los PROGRAMAS seleccionados por la UNIDAD PROCESADORA DE LA TRISTEZA. No piensa ni diseña, tan solo HACE. La fuerza motriz también REACCIONA poniendo LÍMITES al ENTORNO y diciendo que NO cuando es necesario; para que esta función esté bien ajustada, es necesario que la fuerza motriz se encuentre bien controlada y estimulada por el miedo y la tristeza respectivamente. Una vez ganada la posición, la fuerza motriz estimula al AMOR para que haga que la matriz individual se ubique, consolide e integre el nuevo lugar. La fuerza motriz se siente como ESFUERZO y TRABAJO, consecuencia de la puesta en marcha de la energía funcional necesaria para cambiar de un estado a otro, de un lugar a otro.


La VIRTUD ESENCIAL de la FUERZA MOTRIZ es la PERSISTENCIA. La energía de la fuerza motriz es hija de la TRISTEZA y madre del AMOR. La FUERZA MOTRIZ y la ALEGRÍA se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA TRANSFORMATIVA. La sinergia entre la alegría y la fuerza motriz se llama TENSEGRIDAD. Es controlada por el MIEDO y a su vez ejerce control sobre la RECREACIÓN. Su patología mayor son las ADICCIONES. Forma parte junto con el MIEDO y la TRISTEZA del NÚCLEO DOLOROSO.

Si no se recupera el equilibrio a través de la ejecución de la estrategia elegida, es porque ésta estaba mal diseñada o no se tenían los recursos suficientes para su aplicación. Entonces la FUERZA MOTRIZ puede desgastarse produciendo CANSANCIO y DOLOR, o bien podría entrar en un círculo vicioso intentando hiperactivarse para conseguir un equilibrio improbable, generando FRUSTRACIÓN y ENFADO o RABIA. El cansancio, el dolor, la frustración y el enfado son los subproductos en forma de sufrimiento que provienen de la fuerza motriz, y son el CUARTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO.

La RABIA es un sentimiento muy habitual en el ser humano, apareciendo cuando la fuerza motriz reacciona por su cuenta o se encuentra estimulada en lugar de correctamente controlada por el MIEDO, debido a una inoperatividad de la TRISTEZA por ineficacia, inexistencia o no utilización de estrategias adecuadas, es decir, por falta de aprendizajes o por tomar malas decisiones. La hermana de la rabia es el sentimiento de OFENSA o de ser ofendido, un producto de la estimulación perversa de la fuerza motriz desde la RECREACIÓN, sostenedor del EGO y del sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL, que a su vez proviene de las DEPENDENCIAS EMOCIONALES generadas desde las distorsionadas necesidades de ATENCIÓN, AFECTO y APOYO. El SENTIMIENTO DE OFENSA y la importancia personal son el QUINTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Sentirse muy importante y sin embargo no percibir el verdadero amor hacia uno mismo, que es la AUTOESTIMA, tiene como resultado la aparición del DESAMOR y el MIEDO A LA SOLEDAD, que son el SEXTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Éstos intensifican la búsqueda ansiosa del amor y la compañía de los otros retroalimentando al miedo, al apego, a la rabia y a la importancia personal de forma recurrente y recursiva, perpetuando el ciclo de IGNORANCIA. La IGNORANCIA es la falta de conocimiento de uno mismo; es el SÉPTIMO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y el hilo conductor de los otros seis. Volviendo a la rabia y al sentimiento de importancia personal, estas encierran al individuo en el DRAMA de necesitar sentirse más o menos que el otro, alimentando entonces las NECESIDADES DE JUSTICIA, DE CASTIGAR, DE CULPABILIZAR, DE AGREDIR, DE POSEER y DE DESTRUIR que aparecen en las RELACIONES HUMANAS ejecutadas por la fuerza motriz convertida en rabia y estimuladas desde el miedo a través de un tipo de PELIGROS especiales que solo existen dentro del plano humano y que se llaman INJUSTICIAS.

La rabia es una reacción involucionada contra las INJUSTICIAS. Intenta reaccionar poniendo LÍMITES a las actividades de CHANTAJE, SOBORNO, MALIGNIZACIÓN, METAMALIGNIZACIÓN, CULPABILIZACIÓN, DOMINIO PERVERSO, ABANDONO PERVERSO, PRIVACIÓN PERVERSA, DESVALORIZACIÓN PERVERSA, SUSTRACCIÓN, CASTIGO PERVERSO, CREACIÓN DE DEUDAS PERVERSAS, AGRESIÓN, ESCLAVIZACIÓN, DESINTEGRACIÓN DE LA PERSONALIDAD y ASESINATO, entre otros. Estas acciones son generadas por el lamentable estado de la conciencia humana, que todavía permanece apegada al nivel de la bestia cuando se disocia de su capacidad de empatizar. También por su baja simetría emocional, que le impide trascender los esquemas de dependencias emocionales, que a su vez son el alimento del ego.

La fuerza motriz permite tener RESISTENCIA, IMPULSO, FUERZA y POTENCIA. Esto es la capacidad de ESFUERZO. La resistencia proveniente del amor es estructural, a diferencia de la resistencia de la fuerza motriz que es funcional. Resistir a base de fuerza es muy desgastante desde el punto de vista energético. Es necesario desarrollar simetrías estructurales, ya que facilitan una mayor eficacia en las funciones con un menor gasto de energía.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

Amor



El AMOR es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera la dimensión CONECTIVA y UNITARIA de la realidad, así como su dimensión HOLOGRÁFICA. El amor es CONECTADOR, INTEGRADOR y UNIFICADOR. Por un lado es capaz de percibir lo común, lo que une y la sensación de conjunto, de UNIDAD, tanto a nivel individual como grupal. Por otro lado es la FUERZA AGLUTINANTE que consolida esa unión a través de ENLACES, protegiendo de esta manera al sistema de las intrusiones externas. Por eso el amor genera el SENTIMIENTO DE SEGURIDAD e INTIMIDAD y la sensación de UBICACIÓN, que es la percepción de ESTAR en el lugar en el que uno puede vivir, convivir y evolucionar. El amor genera el sentimiento de IDENTIDAD, que otorga el sentimiento de estar conectado y unido con uno mismo. Algunas personas desarrollan de forma consciente el sentimiento de AMOR A LA TIERRA, la verdadera madre, el macrosistema al que pertenecemos y al que estamos unidos. El AMOR UNIVERSAL es la energía que permite y crea la unión entre una CONCIENCIA y un CUERPO en un LUGAR. El amor GUARDA, COHESIONA y CONSERVA. De esta manera PROTEGE los contenidos simétricos que ya se poseen, proporcionando la TRANQUILIDAD DE TENER y la posibilidad de DESCANSAR. El AMOR fija y guarda los aprendizajes y las experiencias en la MEMORIA, si bien los índices son gestionados principalmente por la tristeza. El amor permite COMPARTIR con otros SIMETRÍAS, ESPACIOS y TIEMPOS. Es una fuerza de tendencia ESTÁTICA por su carácter apelmazante y pegajoso. El AMOR otorga FORTALEZA y RESISTENCIA de carácter estructural gracias a su capacidad aglutinadora. El amor es percibido como PLENITUD y PAZ generada por la sensación de DESCANSO posterior a la actividad de la fuerza motriz, una vez que ésta ha ejecutado los movimientos necesarios para alcanzar el equilibrio perdido por alteraciones, desgastes o problemas anteriores. Es un acto de amor compartir esa seguridad, fruto de la transitoria ausencia de preocupaciones, con los seres queridos durante un tiempo, aumentando con ellos el sentimiento de CONEXIÓN y UNIDAD, hasta que el amor activa a la RECREACIÓN para que ésta busque nuevos deleites y simetrías, no solo por necesidad, sino por el gusto de aprender o recrearse. El AMOR es la emoenergía que cambia de la FASE DOLOROSA a la FASE GOZOSA. El amor distorsionado genera la NECESIDAD DE POSEER.


El AMOR de pareja verdadero es el sentimiento de unión y necesidad de conservación de los contenidos simétricos mutuos, en aras de un desarrollo mayor, comparado con el que se tendría como individuos. En la sexualidad, el amor permite sentir la CONEXIÓN con el otro, la complementariedad sin dominancia. El AMOR paterno-materno-filial tiene como objetivo crear un sentimiento de conexión con los hijos, de manera que la tarea de cuidar y PROTEGER se desenvuelva de forma natural mientras que ellos maduran y consiguen un desarrollo propio suficiente para poder seguir adelante en su camino evolutivo. El AMOR a la VIDA es el sentimiento de unión con esa energía que mantiene todo lo que existe: el puro INTENTO UNIVERSAL. El AMOR en general es la energía que se debe utilizar para conectar, enlazar, juntar y compartir lo bueno. Seguramente, las distorsiones en el amor (mantener unido lo que debe separarse) son la fuente de sufrimiento humano más importante. Aunque en realidad el amor nunca duele, puesto que es una emoción gozosa. Lo que duele es la tristeza generada por las pérdidas producidas por la unión de lo incompatible, el cansancio derivado de la fuerza motriz que se desgasta para mantener por la fuerza lo que el amor no consigue, o la angustia producida por el miedo al daño que uno va a seguir haciéndose al continuar compartiendo lo que es fuente de miseria emocional.

La VIRTUD ESENCIAL del AMOR es la AMABILIDAD. El AMOR es hijo de la FUERZA MOTRIZ y es la madre de la RECREACIÓN. El AMOR y el MIEDO se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CONSERVATIVA. La sinergia entre el amor y el miedo se llama ESTABILIDAD. El AMOR es controlado por la TRISTEZA y a su vez ejerce control sobre la ALEGRÍA. Su patología mayor son las OBSESIONES. Forma parte junto con la ALEGRÍA y la RECREACIÓN del NÚCLEO GOZOSO.



¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

Recreación



La RECREACIÓN es la EMOENERGÍA que busca, percibe, reconoce y genera el EQUILIBRIO, las LEYES y el aspecto ORGANIZADO de la realidad. Por ello se siente ATRACCIÓN por la BELLEZA, por la SIMETRÍA, el CONOCIMIENTO, las INNOVACIONES y el DESCUBRIMIENTO de los PATRONES y las REGLAS. El ORDEN es la característica a través de la cual se relacionan las partes formando un todo con la capacidad de generar funciones de mayor complejidad. La organización verdadera busca el punto medio, el equilibrio o balance entre gasto energético y funciones, así la recreación elabora ESTRATEGIAS y ALGORITMOS que solucionan PROBLEMAS o crean nuevas simetrías, puesto que su carácter es COMPUTACIONAL y TRANSFORMATIVO y su naturaleza SINTÉTICA y ANABÓLICA.


La VIRTUD ESENCIAL de la RECREACIÓN es la TEMPLANZA. La RECREACIÓN es hija del AMOR y es la madre de la ALEGRÍA. La RECREACIÓN y la TRISTEZA se equilibran y complementan mutuamente, formando la POTENCIA CREATIVA. La sinergia entre la recreación y la tristeza se llama COMPLEJIDAD e INTELIGENCIA. La RECREACIÓN es controlada por la FUERZA MOTRIZ y a su vez ejerce control sobre el MIEDO. Su patología mayor son las COMPULSIONES. Forma parte junto con la ALEGRÍA y el AMOR del NÚCLEO GOZOSO.

Cuando una nueva estrategia es elaborada por la RECREACIÓN, ésta produce un cambio de fase estimulando la activación de la ALEGRÍA para que, a su vez, verifique la fluidez del nuevo programa. Una vez cumplida su función, la alegría pasará la información al MIEDO para que éste detecte bloqueos, riesgos o problemas si los hay. En cualquier caso, el miedo acabará activando a la TRISTEZA para que evalúe la idoneidad de la estrategia; si decide que es adecuada, entonces emite una orden para que la FUERZA MOTRIZ la ejecute. Cuando ésta termine, el AMOR estabilizará, integrará y memorizará el resultado. Si la estrategia fuera declarada incorrecta, la tristeza se lo comunicará a la recreación junto con la EXPERIENCIA adquirida para que vuelva a comenzar el ciclo de PRUEBA Y ERROR. Ésta es una explicación simplificada, puesto que en realidad el NÚCLEO EMOCIONAL no funciona exactamente de forma lineal, sino que lo hace creando anidamientos recursivos de funciones que forman fractales de acciones.

La mayoría de las estrategias, sin embargo, se han aprendido principalmente a través de la tristeza, puesto que son simples imitaciones que en la infancia se replican de las que ya tienen los adultos. A menudo se etiqueta como GENIOS a los que verdaderamente son capaces de desarrollar con naturalidad a través de la recreación nuevas estrategias, simetrías y creatividades. La INTELIGENCIA es una función que emerge fundamentalmente de la tristeza y de la recreación.

La recreación estimula el INTERÉS por el verdadero potencial de la vida mediante la CURIOSIDAD y la ADMIRACIÓN. También a través del RECONOCIMIENTO y APRECIACIÓN de la PERFECCIÓN SUBYACENTE de la existencia. El INTERÉS que proviene de la recreación está basado en la ATRACCIÓN por el DESCUBRIMIENTO de nuevos órdenes y simetrías, a diferencia del que intensifica la ALEGRÍA a través de la MOTIVACIÓN, que es fruto del DINAMISMO, es decir, de cambiar para expandirse, para seguir fluyendo. Se deben admirar tanto las simetrías que uno necesita y todavía no ha alcanzado, como los niveles de organización que están por encima de uno, con independencia de la necesidad de incorporarlas a la matriz individual o no. Por eso la recreación es la que reconoce las JERARQUÍAS en la naturaleza y en el mundo de los humanos. De este reconocimiento emerge el RESPETO, que antiguamente se manifestaba a través del HONOR y la LEALTAD. Por tanto, el reconocimiento de los LÍDERES, maestros y de figuras de poder es función de la recreación, aunque en ocasiones esta función se desvía hacia la admiración de FALSOS ÍDOLOS: figuras de poder otorgado artificialmente, con formas aparentes pero vacías de funciones o contenidos simétricos. Otras veces el error es desviar hacia la persona la admiración que se siente hacia alguna de sus habilidades, cuando para admirar verdaderamente a alguien es necesario que encarne un ejemplo real de simetría, debe ser una FIGURA MANDÁLICA llena de coherencia e impecabilidad; pero estos seres son escasos en esta humanidad. La recreación es ATRACTIVA y lleva a que no acabe el ASOMBRO y la FASCINACIÓN por la vida, ni la necesidad de seguir aprendiendo. Esa curiosidad lleva al descubrimiento de nuevos esquemas de organización todavía no explorados, que primero emergen en la IMAGINACIÓN, en el MUNDO INTERNO, antes de ser descubiertos o manifestados en el MUNDO EXTERNO, estimulados por la necesidad de TRANSFORMACIÓN de las SIMETRÍAS POTENCIALES en SIMETRÍAS REALIZADAS.

La RECREACIÓN poco evolucionada a menudo corrompe el anhelo de transformación (la verdadera SED), convirtiéndolo en deseo de SALVACIÓN. Las religiones y las filosofías espirituales han utilizado recurrentemente este arquetipo para promover y conservar su propio estatus. La salvación se presenta como un estado ideal, perfecto, un nirvana estático, sin movimiento. El TRABAJO se define como energía en movimiento, así que la salvación es el estado en el que no habría que trabajar o esforzarse. Aunque, por otro lado, la simetría requiere de trabajo, ya que de lo contrario la entropía acaba con ella. De manera que la salvación, en realidad, sería un estado de máxima entropía, de homogeneidad absoluta sin diferenciación: de NO existencia. Por ello su búsqueda es una perversión de la recreación, puesto que ésta lo que debe buscar es el aumento de la simetría, que es la singularidad, la belleza observable por el observador, aunque sea a cambio de tener que esforzarse.

Es necesario sentir curiosidad y admiración por las simetrías que no se tienen y que se necesitan para el propio desarrollo. Por otro lado se debe amar lo que ya se tiene y necesita para seguir creciendo. También es posible y sano recrearse con moderación en bellezas o simetrías externas desde el punto de vista estético no práctico. Aunque la verdadera ESTÉTICA es la generadora de simetría: la que proviene de la creación de nuevas estructuras que soportan funciones simétricas con facilidad y mínimo gasto de energía. Las FUNCIONES son programas generadores de actividad y son lo realmente importante. El verdadero conocimiento de uno mismo implica el conocimiento de las propias funciones, no tanto de las ESTRUCTURAS. La forma es el contenedor que se crea para vehiculizar y conservar las funciones que ya existían antes que ella. La moderna estética pretende crear formas vacías sin funciones simétricas, por ello está llena de falsedad y orientada al engaño y a la confusión del perceptor.

La recreación es la responsable del sentimiento de ATRACCIÓN hacia la pareja, que también se manifiesta desde el punto de vista REPRODUCTIVO en su aspecto no de continuidad de la especie (alegría) sino como la posibilidad de generación de un nuevo ser.

La SIMETRÍA es el nivel de ORGANIZACIÓN que otorga la capacidad a un SISTEMA para sostenerse a sí mismo a través de una ESTRUCTURA o matriz, conservando sus características y funciones esenciales inmanentes así como su INFORMACIÓN y su relación y conexión con el entorno. La simetría otorga la posibilidad de que el desorden y el azar se conviertan en PROPÓSITO. La verdadera simetría es el estado de un sistema en el que se maximizan sus funciones y se minimiza su gasto energético, manteniendo al mismo tiempo bajo el nivel de ENTROPÍA.

La ORGANIZACIÓN es el ESQUEMA a través del cual LAS PARTES DE UN SISTEMA se RELACIONAN a través de FLUJOS DE ENERGÍA-INFORMACIÓN que generan PROCESOS RETROALIMENTATIVOS con el interior y con el exterior así como sostenimiento de ESTRUCTURAS y FUNCIONES propias de dicho SISTEMA. La organización permite que el sistema sea mucho más que la suma de sus componentes, puesto que provoca la emergencia de funciones a menudo inexplicables desde el punto de vista de las partes.

La INFORMACIÓN es una cualidad esencial de la existencia que otorga características y genera ORGANIZACIÓN en los sistemas. Los sistemas tienen ESTRUCTURA y FUNCIÓN y se organizan a través de diferentes SIMETRÍAS acopladas. El concepto de simetría en Resonancia Bioenergética tiene una cierta relación con la NEGUENTROPÍA de la Teoría de Sistemas. La simetría aumenta la cantidad de certidumbre y organización en un sistema, mientras que la entropía aumenta la cantidad de incertidumbre y desorganización. Los sistemas guardan la información dentro de sus estructuras en diferentes tipos de MEMORIA.

Las crías de los mamíferos más evolucionados JUEGAN. El juego recreativo es gozoso y tiene como objetivo el aprendizaje de las normas y la generación de nuevas estrategias. Cuando un juego es simplemente repetitivo o imitativo ya no es recreativo y es entonces controlado por la tristeza, con lo que se convierte en un esfuerzo y sirve ya no para aprender, sino en todo caso para perfeccionar lo aprendido. La evolución de las emociones nucleares de la TRISTEZA y de la RECREACIÓN hizo posible la emergencia del LENGUAJE VERBAL (primero pensado y hablado, y más tarde escrito), el SEXTO SENTIDO humano, cuyo objetivo es la organización del conocimiento a través de la percepción de la DIMENSIÓN DIALÉCTICA de la existencia. Al mismo tiempo, el lenguaje impulsó la complejidad y desarrollo de la recreación. El ser humano utiliza su CREATIVIDAD para transformar la naturaleza mediante sus INVENTOS y para reflejar su belleza a través del ARTE. Aunque en realidad no existen los procesos CREATIVOS, todos son RECREATIVOS, puesto que cualquier ORDEN MANIFESTADO conocido, previamente existía como ORDEN POTENCIAL, en el nivel abstracto. Las LEYES humanas intentan ser recreaciones de las leyes naturales con la esperanza de generar y mantener el orden social. Esta emoenergía bien ajustada nos hace sentirnos ORGULLOSOS ante la conquista de NUEVAS SIMETRÍAS propias o ajenas y cuando se desajusta nos hace EGOMANÍACOS: ADMIRADORES de lo PERVERSO. Las simetrías propias que ya no son nuevas deben principalmente amarse más que admirarse, ya que de lo contrario se estimula la VANIDAD y el sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL.

La RECREACIÓN y atracción por las unidades cognitivas generadoras de orden y simetría, es decir, por la verdadera esencia de la BELLEZA que subyace en la existencia, nos llevará hacia el sentimiento de continuidad y de expansión, aumentando el interés y la motivación, expresando la alegría de vivir para comenzar de nuevo el ciclo.



¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.

Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

jueves, 7 de julio de 2011

Impecabilidad


El ser humano nace con una buena cantidad de luminosidad-conciencia aunque por razones desconocidas por casi todos, viene a este mundo también intoxicado con el veneno de la IMPORTANCIA PERSONAL, heredado y trasmitido generación tras generación de forma persistente e inexorable. En la mayoría esta toxina irá extendiendo su oscuridad a lo largo de la vida tan sigilosamente que ni siquiera se darán cuenta. Los sabios y maestros han venido una y otra vez a revelar la existencia de un antídoto para tal oscuridad, la IMPECABILIDAD. La semilla de la impecabilidad es un tesoro con el que también nacemos, sin embargo viene así, como semilla, siendo su cultivo delicado, necesitando de grandes dosis de tenacidad, paciencia, templanza, dedicación, valentía, desapego y silencio. A través del sostén de pensamientos, palabras y obras impecables van apareciendo como rayos de luz emanados desde el interior de uno mismo el AMOR y la ADMIRACIÓN hacia la vida, la auténtica DEVOCIÓN. Los menos la desarrollan hasta desplegar el brillo que esconde, un fulgor que junto con la impecabilidad debilita gradualmente la importancia personal, estrangulando al ego poco a poco, permitiendo la manifestación del auténtico ESPLENDOR HUMANO, ese estado que es una rareza y sin embargo al alcance de muchos si lo quisieran. El poder de alguien que está y vive tan vacío de importancia personal como lleno de impecabilidad y devoción es tal, que a pesar de que se le pudiera dañar el cuerpo, nunca se le podría herir el alma. El ESFUERZO necesario para el desarrollo de la impecabilidad es verdaderamente épico, más aún cuando el ego ha sido enseñado para perseguir con verdadero interés la fantasiosa idea de vivir sin trabajar.

El concepto psicológico de ESFUERZO es paralelo al concepto de TRABAJO en la física. El trabajo es ENERGÍA en movimiento y todo lo existente es energía que se mueve. Así que no existe tal cosa como el NO ESFUERZO ya que el universo está hecho de él; ahora bien hay esfuerzos útiles e inútiles, eficientes e ineficientes, simétricos y perversos... es un arte saber distinguirlos. Precisamente nuestro NÚCLEO EMOCIONAL está formado por un núcleo doloroso y otro gozoso, construido a imagen y semejanza de las fuerzas del universo. En el chamanismo se aceptó perceptual y cognitivamente el hecho de que parte de la creación estaba compuesta de dolor. Aceptar el hecho no es lo mismo que preferirlo o buscarlo como algunos parecen hacer, aunque es necesario aceptar la parte costosa o dolorosa del esfuerzo.

El problema existencial del ser humano consiste en estar atrapado en un marco perceptual e interpretativo que le excluye como ser energético dueño de las posibilidades para expandir su percepción y su conciencia más allá de los sentidos ordinarios. Las ESTRATEGIAS que a lo largo de miles de años se han puesto en funcionamiento para la mejora de la humanidad han tenido como objetivo el mantenimiento del sistema de DESAROLLO HORIZONTAL llamado "orden social" que a su vez sirve a los comandos biológicos de la supervivencia y reproducción, sin repercutir necesariamente esto en la propia evolución individual, la de la conciencia, el DESARROLLO VERTICAL; por eso, aunque los sistemas sociales han evolucionado, la realidad individual del ser humano es que permanece con los mismos problemas de siempre, resignado a continuar en la oscuridad o inconsciente de estar en ella (Mito de la Caverna, Platón). Desde el punto de vista de alguien que es consciente de la dimensión energética de la realidad a través del desarrollo del Ver, hoy en día me es imposible continuar percibiendo más el mundo tal y como me lo presentaron. Sigo profundizando en el conocimiento de los patrones energéticos generadores de simetría como ser literalmente luminoso que soy, de forma que estoy abandonando la búsqueda del bien para centrarme en la expansión de las capacidades de consciencia y percepción que de forma innata todos los seres humanos tenemos.

A menudo en el camino del desarrollo, el practicante comete un error de interpretación al pensar que se ha quitado la importancia personal. En el peor de los casos se la pone un disfraz diferente y en el mejor simplemente ha disminuido ligeramente. He aprendido que es necesario desconfiar de la mente en este sentido. De cualquier manera el camino consiste en refinar al ego cada día, aceptar que está ahí y hacerlo más benévolo, más amable, más sabio, menos lastimero, menos miedoso, más justo, menos narcisista, menos perezoso, menos ocioso, menos dependiente, más sublime, más consciente... Sólo un ego sublimado se puede apartar y sólo al final del camino, ni al principio ni a mitad y previamente es necesario haber vivido hasta viejo lleno de impecabilidad que básicamente consiste en pensar lo correcto, hablar lo mínimo y hacer lo necesario.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License

Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons