miércoles, 30 de junio de 2010

A un paso


En la vida hay algunos problemas o asuntos importantes cuya solución está a tan solo un paso de distancia. En ocasiones las personas no dan ese paso y como consecuencia van apareciendo otros problemas que suelen estar a una distancia mayor de poder ser resueltos, lo cual produce una creciente sensación de atascamiento, más grande cuanto más tiempo pasa. La sabiduría radica en reconocer cuales son los problemas que se solucionan en un solo paso y la valentía consiste en darlo. La ignorancia es elegir quejarse de los problemas o asuntos cuya solución está a dos o más pasos de distancia, contándonos a nosotros mismos y a los demás el cuento de que no hay solución posible o de que son difíciles de solucionar y mientras tanto decidimos evitar dar el paso; esto se llama cobardía. Un guerrero sabe cual es el siguiente paso porque ya ha realizado una evaluación de los hechos, planifica el momento ideal y los recursos necesarios para darlo y después lo da y ya no mira atrás porque de nuevo le esperan otros problemas o necesidades que están a un paso de distancia de ser solucionados.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

sábado, 12 de junio de 2010

El Origen del Sufrimiento



El primer comando biológico para los seres en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA es el de la supervivencia, que se manifiesta como un fuerte impulso y motivación para mantener la continuidad del individuo y de la especie a través de la autoconservación, la protección del grupo, la nutrición-depredación y la reproducción. La naturaleza premia a los seres haciendo que la continuidad sea experimentada en forma de ALEGRÍA DE VIVIR mientras no se perciban PREOCUPACIONES o PELIGROS.

El verdadero MIEDO, del que nacen todos los demás, es el que se produce al sentir que la continuidad está amenazada o pudiera perderse, así la ALEGRÍA emanada del cumplimiento del primer y más sagrado mandato del Espíritu se convierte en MIEDO. El miedo a la MUERTE es el PRIMER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y surge de la IGNORANCIA de que somos mucho más que un cuerpo físico. Desde el punto de vista energético-transpersonal, somos un conglomerado de campos de energía con CONCIENCIA DE SER y formamos parte de un plan más allá de nuestra comprensión (SIMETRÍA SAGRADA en el modelo de la Resonancia Bioenergética, LA REGLA en el chamanismo centroamericano). Las religiones han pretendido compensar este miedo cambiando la falta de conocimiento por creencias de lo más variopintas, intentando con ello conectar con el sentido trascendente de la existencia. Las religiones y supersticiones han sido un escalón en el camino evolutivo del ser humano, el paso siguiente sería aumentar la conciencia de tal manera que las creencias se transformen en saber a través del desarrollo de nuestra naturaleza como perceptores y navegantes del infinito. La CIENCIA está intentando realizar este proceso en la actualidad pero su búsqueda será incompleta por haber renegado del lado mágico del ser humano, ese que contempla que somos energía consciente de si misma que forma parte de un orden o DISEÑO INTELIGENTE universal. Sólo aquel que es capaz de ir más allá de la materia y ver directamente la energía tal como fluye en el universo tiene posibilidades de desentrañar una parte del misterio de la vida y trascender realmente el miedo a morir. El verdadero aspirante espiritual es quien ha templado su razón tanto o más que un científico y al mismo tiempo es capaz de dejarla a un lado o mas bien utilizarla como ancla mientras que se adentra en lo inexplicable y paradójico de la existencia manteniendo al mismo tiempo la cordura y la sobriedad.

La energía sólo se transforma y mueve por lo que la muerte no es mas que una importante mutación y reconfiguración de los sistemas de energía que se han unido temporalmente por la FUERZA AGLUTINANTE o AMOR para existir dentro del contexto de aprendizaje al que llamamos VIDA; sin embargo en el SISTEMA DE VIDA EN LA TIERRA, a menudo los seres desconocen por completo los ciclos de cambio y evolución que la energía viva experimenta a lo largo del espacio-tiempo y sus conciencias se ven absorbidas y a veces agotadas por el trabajo derivado del intento de cumplimiento del ORDEN NATURAL a través de los comandos biológicos genéticamente programados de la supervivencia, reproducción y depredación (transformación y absorción de materia, energía y vida entre unos seres y otros).

La dimensión trascendente del ser humano permite quitar notoriedad a los comandos biológicos primarios traspasando la atención principal al comando del CRECIMIENTO DE LA CONCIENCIA. Este es el primer requisito para vencer al miedo perverso y transformarlo en el primer guardián del CONOCIMIENTO. Si bien es necesario proteger la vida en la medida de lo posible, lo que permite al ser humano amortiguar el ciclo de sufrimiento es convertir el crecimiento de la conciencia y la libertad perceptual en el primer mandato y fuente de la motivación para seguir viviendo (EL CAMINO DEL GUERRERO). El miedo es un filtro cognitivo natural y necesario, desde el punto de vista biológico es el vigilante que detecta las amenazas y peligros en la continuidad; desde el punto de vista psicoemocional y transpersonal permite detectar todo aquello que pueda bloquear el acceso a niveles mayores de conocimiento, desarrollo y conciencia. Si se vence el temor a morir debido a un aumento en la conciencia, el miedo pasa a funcionar en otro nivel en el que existe sin generar sufrimiento.


Al ser la tristeza la que reconoce las pérdidas utiliza al MIEDO para detectar las mentiras que contamos, a nosotros y al mundo, ya que éstas son generadoras de pérdidas. Además de las mentiras habituales construimos otras más sutiles e incluso inconscientes a través de la perversión de los procesos lingüísticos de GENERALIZACIÓN, ELIMINACIÓN y DISTORSIÓN, que en principio son mecanismos naturales y necesarios para el desarrollo del lenguaje y que forman parte de las funciones cognitivas a través de las cuales la realidad es filtrada, desnatada y recompactada.

Para mantenerse y continuar, todo sistema necesita gastar energía durante un tiempo generando movimiento (TRABAJAR). El movimiento producido por la UNIDAD PROCESADORA DE LA FUERZA MOTRIZ es a cambio de un gasto de energía y resulta en la aparición de una cierta cantidad de ENTROPÍA lo cual provoca la emergencia de más NECESIDADES y PROBLEMAS, esta es una ley cíclica natural. Los problemas hacen que se pierda más energía y las necesidades son las que si no se satisfacen en un tiempo determinado se convierten en problemas. De los problemas y necesidades salen las PREOCUPACIONES por las pérdidas pasadas, presentes y futuras y la emoción que percibe las pérdidas es la TRISTEZA. Las preocupaciones y la tristeza son el SEGUNDO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Ante la pérdida de equilibrio, la TRISTEZA de nuevo evaluará la situación y volverá a elegir una estrategia previamente memorizada o solicitará a la RECREACIÓN que elabore una nueva. La vida es un sistema que se manifiesta a través de percepción, reacción y movimiento.

Una vez que se ha evaluado y planificado la manera mejor de proceder, la información es traspasada a la Unidad Procesadora de la Fuerza Motriz, la cual ejecutará los movimientos y acciones tal como aparecen en el diseño proporcionado por la TRISTEZA, con el objetivo de desplazarse hacia un estado en el que se gaste la mínima energía manteniendo e incluso aumentando y mejorando los funcionamientos del sistema, recuperando la energía perdida o ganando más de la que se tenía.

El miedo a perder y la propia tristeza producida por lo que no tenemos hace que nos intentemos rodear de cosas, relaciones, recursos etc. El APEGO generado hacia todas estas cosas y relaciones que componen nuestro INVENTARIO hace que se generen nuevos problemas y preocupaciones y de nuevo más sufrimiento. El APEGO es el TERCER ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y a través de él se manifiestan todas las distorsiones de las emociones humanas en forma de DEPENDENCIAS EMOCIONALES, REVERSOS PSICOLÓGICOS, MALIGNIZACIONES y DEFECTOS DEL EGO.

Si no se recupera el equilibrio a través de la ejecución de la estrategia elegida, es porque ésta estaba mal diseñada o no se tenían los recursos suficientes para su aplicación, entonces la FUERZA MOTRIZ puede desgastarse produciendo CANSANCIO y DOLOR o bien podría entrar en un círculo vicioso intentando hiperactivarse para conseguir un equilibrio imposible generando FRUSTRACIÓN y ENFADO o RABIA. El cansancio, el dolor, la frustración y el enfado son los subproductos en forma de sufrimiento que provienen de la Fuerza Motriz y son el CUARTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO.

La RABIA es un sentimiento muy habitual en el ser humano, apareciendo cuando la Fuerza Motriz reacciona por su cuenta o se encuentra estimulada en lugar de correctamente controlada por el MIEDO, debido a una inoperatividad de la TRISTEZA por ineficacia, inexistencia o no utilización de estrategias adecuadas, es decir por falta de aprendizajes o por tomar malas decisiones. La hermana de la rabia es el sentimiento de OFENSA o de ser ofendido, un producto de la estimulación perversa de la fuerza motriz desde la RECREACIÓN, sostenedor del EGO y del sentimiento de IMPORTANCIA PERSONAL que a su vez proviene de las DEPENDENCIAS EMOCIONALES generadas desde las distorsionadas necesidades de ATENCIÓN, AFECTO y APOYO. El SENTIMIENTO DE OFENSA y la importancia personal son el QUINTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO. Sentirse muy importante y sin embargo no sentir el verdadero amor hacia a uno mismo que es la AUTOESTIMA hace buscar ansiosamente el amor de otros; como resultado aparece el DESAMOR que es el SEXTO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO, este vuelve a realimentar al miedo, al apego, a la rabia y a la importancia personal de forma recurrente y recursiva manteniendo el ciclo de IGNORANCIA. La IGNORANCIA es el SÉPTIMO ORIGEN DEL SUFRIMIENTO y es el hilo conductor de los otros seis.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.


Creative Commons License
Texto y fotografías de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons

martes, 1 de junio de 2010

La Respiración de Bostezo


Desde hace décadas se han realizado estudios científicos para resolver la cuestión ¿para qué sirve el bostezo?. Hasta ahora no se han conseguido resultados concluyentes, incluso últimamente se ha llegado a decir que simplemente no sirve para nada, gran error.

El bostezo es un tipo especial de respiración a través de la cual el cerebro intenta reconfigurarse y desbloquearse con respecto a una situación concreta que le produce estrés: el sueño, el cansancio, los cambios de ritmo, situaciones peligrosas etc. Cuando se hacen bostezos automáticos y fisiológicos los resultados son mediocres o sirven sólo para el momento. Se puede utilizar conscientemente la respiración de bostezo como una eficaz técnica de recapitulación.

La parte psicoemocional del cerebro funciona como un sistema de multicanales interrelacionados en el que los contenidos que son resaltados pasan al consciente o viceversa, es decir que tanto si nos vienen cosas a la cabeza como si decidimos pensar en algo en particular el cerebro pasa al consciente al menos una parte de esos contenidos junto con su intensidad. Este hecho se aprovecha para poder elegir temas de recapitulación concretos y activar los canales con los contenidos e intensidades en los que queramos trabajar; al bostezar mientras que nos enfocamos en algo, el cerebro reajusta y desbloquea los canales que estén activos en ese momento gracias a nuestro enfoque. Desde el punto de vista chamánico, al inspirar recuperamos la energía perdida y al expirar nos deshacemos de la energía foránea perjudicial.

Haz la prueba. Cierra los ojos y piensa en algo que te sea desagradable, enfócate firmemente en ello y mientras mantienes el enfoque realiza una tanda de unos cuatro a seis bostezos. Abre los ojos y revisa si todavía sientes malas sensaciones. Si es así, vuelve a cerrar los ojos, manteniendo el foco en el pensamiento o sensación y vuelve a bostezar. Así hasta que al pensar en lo que has elegido lo único que sientas sea indiferencia. Acabas de recapitular la intensidad atrapada en la memoria. Haz este ejercicio en el día a día y verás.

** Es importante aprender realizar la respiración de bostezo con la boca semicerrada, evitando tensionar excesivamente la mandíbula.


¿Te gusta lo que has leído en este blog? Profundiza y hazlo real en tu vida recibiendo sanación y guía. En cualquier lugar del mundo en donde estés. Mira aquí.




Creative Commons License
Texto y fotografía de Chema Sanz bajo licencia Creative Commons